trabajo  
      Página nº 1 de 3   Siguiente >>>  

El Palacio de los Guzmanes es un palacio renacentista del siglo XVI situado en la plaza de San Marcelo junto a la Casa Botines en la ciudad de León, España. Su traza se debe al maestro Rodrigo Gil de Hontañón si bien se ocupó de su ejecución Juan de Ribero Rada.

A pesar de quedar inconcluso se convirtió en el palacio más destacado de la ciudad. Ya en el siglo XX la Diputación Provincial de León se hizo cargo de terminarlo para adecuarlo a sus nuevas funciones albergando las oficinas de la Diputación. Fue nombrado Monumento histórico (BIC) en 1963.

El palacio renacentista fue mandado construir por D. Ramiro Núñez de Guzmán, antiguo líder comunero, sobre los solares que ocupaban las casas señoriales de su linaje. La familia de los Guzmanes era uno de los linajes leoneses más antiguos. A principios del S. XVI eran señores de Guzmán, Aviados, Toral y Valle de Boñar. Asentados en la ciudad eran una de las casas nobles más influyentes y con mayor protagonismo en León donde estaban introducidos en los órganos de poder local.

D. Ramiro quiso aprovechar la situación de sus antiguas casas en una de las zonas principales de la ciudad para edificar un palacio de nueva planta que destacase y se diferenciase del entorno urbano por sus dimensiones y por adoptar la tipología y estética de la arquitectura “a lo romano” o renacentista. Para ello encargó el diseño de su traza a uno de los maestros más prestigiosos de Castilla en aquella época, Rodrigo Gil de Hontañón.

Este diseñó un palacio rectangular con patio central, exento en sus cuatro costados, que precisaba estar enclavado entre calles alineadas de trazado regular y cuya fachada principal debía abrirse a la plaza existente para poder ser contemplado desde ella. En relación a su estructura y distribución interna el edificio tenía que conjugar el ámbito privado como residencia de la familia, con la esfera pública en la cual las partes nobles del palacio eran el reflejo de la categoría y nobleza de sus propietarios.

Inmediatamente el ambicioso proyecto tuvo que enfrentarse a las limitaciones existentes. Los solares disponibles eran de traza irregular al igual que las calles con las que limitaban, y su tamaño menor que el necesario para el nuevo edificio. Este necesitaba incorporar una zona ocupada por un tramo interior de la antigua muralla y por otras edificaciones.

En el año 1559 el Consistorio leones autorizó el derribo de los cubos y lienzo de la muralla y la ocupación de ese terreno. Asimismo se le solicitó autorización para la ejecución de diversas obras encaminadas a conseguir la alineación de las calles. Este mismo año se iniciaron las obras. El encargado de su ejecución en calidad de aparejador fue el maestro Juan Ribero de Rada quien realizó aportaciones notables al diseño de Gil de Hontañón.

En el año 1566 estaba levantada la fachada principal que da a la actual plaza de San Marcelo. En los años 1586 y 1587 se procedió a la adquisición y derribo de casas particulares para proseguir la obra y para ampliar el espacio de la plaza pública. Se buscaba que el palacio pudiese ser contemplado por entero desde ella como manifestación de la posición dominante que el linaje de los Guzmanes ocupaba en la ciudad. Con este fin se llegó a un acuerdo con el Consistorio para que esos terrenos quedasen en adelante libres de edificaciones y se incorporasen a la plaza existente.

A finales del siglo XVI se interrumpen las obras y el palacio queda incompleto. Se habían levantado dos de las cuatro alas, las que dan a la plaza y a la actual calle Ancha, y el patio central. A pesar de ello era la principal residencia de la ciudad y como tal hospedó en el año 1602, a Felipe III y a Margarita de Austria.

Pero en esta centuria el palacio dejará de estar habitado de forma regular al dejar de ser la residencia principal de la familia y comenzará su deterioro. Ya en los años 1654 y 1656 serán necesarias obras de reparación y reformas en los tejados, cornisas y en el patio entre otras. Sin uso continuado hubo que esperar al siglo XIX para que se empezase a limitar el proceso de decadencia en el que había entrado. En los años 40 de dicho siglo el Gobierno Provincial alquiló parte del edificio para instalar sus oficinas llevándose a cabo reparaciones parciales. Posteriormente en 1881 la Diputación Provincial de León compró el edificio a los propietarios de aquel entonces, los condes de Peñaranda de Bracamonte.

Restauración y conclusión del edificio Palacio antes de las reformas. Entre 1860 y 1886. Con su adquisición por parte del a Diputación leonesa se planteó una intervención en el edificio para adecuarlo a sus nuevas funciones y devolverle su primitivo aspecto ya que en los años 1840 el arquitecto Miguel Echano había desmochado las torres quitándolas una planta, cerrado los balcones del segundo piso de estas y apuntalado las ventanas angulares del tercero para garantizar su estabilidad.

A lo largo de los siguientes años se sucedieron los proyectos y las reformas marcados siempre por las restricciones económicas. Al igual que ocurría en esa época con la catedral leonesa, la restauración del palacio fue objeto de debate entre las escuela conservadora, que abogaba por que las intervenciones se limitasen a la recuperación de las zonas dañadas produciendo “alteraciones mínimas”, y la escuela restauradora que proponía recuperar y completar el palacio bajo el criterio de “unidad de estilo”, tal y como se suponía lo hubiese concluido Gil de Hontañón.


      Página nº 1 de 3   Siguiente >>>