trabajo LAS CANTADERAS

  PRESENTACIÓN

Desde los lejanos tiempos del rey Mauregato, los reyes cristianos cumplían puntualmente con el infame tributo de las cien doncellas, que debían ser entregadas a los califas musulmanes a cambio de no sufrir sus ataques. De este centenar de desdichadas, León aportaba una parte, procedentes de las parroquias de San Marcelo, San Martín, Santa Ana y Santa María del Mercado.

La leyenda tiene su inicio en el brutal acto de valor que realizaron las doncellas que iban a ser entregadas por el rey Ramiro I, que prefirieron cortarse una mano a dejarse llevar por su destino. Ante esta demostración de arrojo, el rey decidió negar para siempre el tributo y presentó batalla ante las tropas de Abderramán II, al que derrotó -supuestamente ayudado por el mismísimo Santiago- en la que hoy conocemos como batalla de Clavijo.

En agradecimiento por esta victoria el pueblo de León realizó una ofrenda al Cabildo Catedralicio, ofrenda que con el paso del tiempo se convirtió en tradición.

La ofrenda es acompañada por las Cantaderas, una vez liberadas de ser enviadas como tributo, ataviadas con lujosas vestimentas y dirigidas por la Sotadera, que representa a la mujer de la corte del Emir enviada para instruir a las doncellas en los usos y costumbres de los musulmanes. Después que las Cantaderas realizan sus bailes, se produce el debate del Foro u Oferta, ya que como es tradicional en el enfrentamiento entre el poder civil y el eclesiástico, ni el Cabildo admite que la ofrenda sea una gracia concedida por la ciudad, ni el Consistorio acepta que sea una obligación. Así, haciendo gala del ingenio, los representantes de ambas instituciones presentan sus argumentaciones sin llegar nunca a un acuerdo.

Se trata de una tradición documentada desde antiguo que cada vez resulta más interesante para los visitantes por su vistosidad, que unida a su situación actual junto a la Festividad de San Froilán y su declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional hacen de ella uno más de los atractivos de nuestra ciudad para el turismo.

Tradicional celebración en la catedral de foro u oferta, donde las autoridades civiles y religiosas discuten sobre homenajes a la ciudad.

Se conmemora la victoria cristiana en la Batalla de Clavijo y la liberación del legendario tributo de las "cien doncellas", que los reyes asturleoneses pagaban anualmente a los califas musulmanes.

La ceremonia es parecida a la de la antigüedad: las jóvenes "cantaderas" ataviadas a la usanza medieval bailan al ritmo marcado por la "sotadora", mujer mora que debía instruirlas en las costumbres musulmanas, avanzando desde el Ayuntamiento, pasando por San Marcelo, para cumplir el ceremonial de la entrega de la cera ritual, hasta la Catedral. Ahí la Corporación municipal hace la ofrenda a la Virgen.

Terminada esta ceremonia con la celebración de una Misa solemne de agradecimiento a la Virgen, se dirige la Comitiva a la Plaza del Grano para la degustación de chorizo y morcilla entre bailes típicos regionales.

 

zoom JS zoom JS zoom JS
zoom JS zoom JS zoom JS
zoom JS zoom JS zoom JS
zoom JS zoom JS zoom JS
zoom JS zoom JS zoom JS